Relación tóxica

Cuando una relación (pareja, amigo…) se convierte en tóxica, pasas a vivir atrapado en una especie de red invisible de la cual, es muy complicado salir. A pesar de sentir vulnerados nuestros tus propios derechos personales, no es nada sencillo.

¿Qué es una relación tóxica?

relación tóxica

En una relación tóxica hay al menos una persona que desarrolla comportamientos o actitudes que ponen a la otra en situación de vulnerabilidad psicológica y/o emocional.
Si observas que en presencia de la otra persona te sientes mal, que desaparece tu bienestar afectivo, que sientes que frente a esa persona te perturbas y te desbordas emocionalmente, que no encuentras la manera de relacionarte con ella sin sufrimiento, que, a pesar de querer acabar con esa relación, o de haberlo intentado reiteradamente sin éxito, cuando no sabes cómo dar fin a la misma… posiblemente estés viviendo una relación tóxica.

Cómo identificar una relación tóxica

Es frecuente que las personas que están inmersas en este tipo de vivencias no se den cuenta de que las están viviendo y que asuman como “normales” estas relaciones dañinas.
En todas las relaciones surgen conflictos y dificultades, pero las relaciones tóxicas tienen características que las distinguen claramente de las relaciones saludables.

Para saber si estas sumergido en una relación tóxica verifica si:

  • Sientes que la otra persona quita mérito a tus logros y capacidades.
  • Te sientes obligado a ceder en las discusiones.
  • Te reprocha los errores que cometiste en el pasado y te recuerda los presentes.
  • No escucha con atención las cosas que te preocupan y minimiza tus problemas.
  • La otra persona te culpabiliza por los problemas que ella tenga en situaciones ajenas a la relación.
  • Evitas hablar sobre ciertos temas que sabes le pueden molestar.
  • Se dirige hacia ti con exigencias y con actitudes no apreciativas.
  • Si para evitar discusiones haces lo que la otra persona desea que hagas.
  • Si te trata con exceso de paternalismo.
  • Necesitas tanto la aceptación de la otra persona que a menudo te comportas de manera diferente a como a ti te gustaría.
  • No te sientes con la libertad de decir lo que sientes o piensas por temor a su reprobación.
  • Sientes que no haces nada bien ya que la otra persona enjuicia de manera negativa prácticamente todo lo que haces.

Posiblemente estés viviendo una relación tóxica.

Cómo salir de una relación tóxica

Esta clase de relaciones son fáciles detectar desde fuera, pero la persona que la está viviendo no siempre es consciente de lo que ocurre, ya que este tipo de vínculos provocan
un gran desgaste en la autoestima de la persona manipulada.
La cual, aunque antes tuviera una sana autoestima, a raíz de la relación acaba con la autoestima muy tocada, siente que lo que le pasa “es normal”, teme la soledad, el abandono, he incluso justifica todo lo que ocurre.
Víctima de la dependencia emocional, la persona deja de ser ella misma y la relación se convierte en una obsesión.

Estos factores, de entre otros, dificultan el camino hacia el cambio, no obstante, éstos son los cimientos en los que te puede apoyarse:

  1. Toma conciencia: No se puede superar una dificultad si no se reconoce que existe.
  2. Afronta tus miedos: A la soledad, a las consecuencias… Posiblemente durante tiempo hayas pensado que tus logros se deben al apoyo, o a la compañía de la otra persona; nada más lejos de la realidad, (esto es una creencia errónea) no la necesitas para avanzar.
  3. Suelta amarras y toma fuerzas: No mantengas contacto con la otra persona y evita el peligro de volver a la relación hasta no haberte recuperado lo suficiente.
  4. Acepta tu tristeza: Aunque hayas dejado la relación porque sepas que es lo mejor que podías hacer, el recuerdo del tiempo compartido, las esperanzas, los intentos para hacer que la relación funcione… pueden hacer que te sientas triste, y creer que lo mejor es volver a retomarla. No te preocupes, es normal que sientas mal. Es un sentimiento que tienes que atravesar para superar la ruptura. En la cual, pasaras las distintas etapas del duelo.
  5. Fortalece tu autoestima: La relación ha minado y mermado tu autoconfianza; ahora toca moverte y encontrar tu propio horizonte. Cuídate y haz para ti lo que has dejado de hacer durante mucho tiempo.
  6. Busca apoyo: Tus familiares y amigos te van a ayudar a superar el caos que tal vez sientas al finalizar la relación. Apóyate en las personas que te quieren, para salir, para descansar, para hablar. Permite que te cuiden. A veces también es necesario buscar ayuda externa en un profesional que te ayude a salir de una relación tóxica es posible, requiere valentía y una buena autoestima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.