¿Qué es la depresión?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), nos indica que hay más de 300 millones de personas que padecen depresión en todo el mundo, llegando a ser uno de los trastornos mentales más frecuentes.

Se trata de uno de los trastornos del estado de ánimo que afecta a todas las áreas de la vida de la persona que la presenta. Tiene como característica principal el decaimiento prolongado en la persona que la padece, acompañado de gran desmotivación ante cualquier cosa, apatía continuada, reducción en realización de actividades placenteras o de hacer vida social.

Además se tiene una visión negativa sobre sí mismo, de su futuro o de todo lo que le rodea generando una inhibición conductual, aislamiento social y familiar.

La duración de los episodios depresivos es muy versátil, siendo su recuperación en torno a uno o dos años. Aproximadamente el 15% presenta un caso crónico y suele estar relacionado con otros trastornos mentales o con el consumo de sustancias.


Posibles causas de la depresión

  • Factores genéticos: Las probabilidades de padecer depresión se incrementan entorno al 25 o 30% si se hayan antecedentes familiares, como padres o hermanos.
  • Factores fisiológicos: Tener mermada la hormona de la serotonina, interfiere en la buena regulación del estado del ánimo.
  • Factores ambientales: Desencadenantes de la vida cotidiana, como un despido, una ruptura sentimental, problemas económicos, etc.
  • Factores personales: Las mujeres tienen un mayor porcentaje de posibilidades de padecerla (un 25%), frente a los hombres (un 12%). Entorno a los 35 y 45 años se da con mayor frecuencia, aunque también puede desarrollarse en otras edades.
  • Factores bioquímicos: La depresión se relaciona a distintos neurotransmisores, encargándose de llevar la información de una neurona a otra. Se da una deficiencia funcional de la noradrenalina en el cerebro de las personas que padecen depresión. Un nivel escaso de serotonina se relaciona con la aparición de la depresión y la cronificación del mismo.
  • Factores endocrinos: Se relaciona con el eje hipotálamo-hipófiso-adrenal con la depresión debido al aumento de secreción del cortisol. La depresión también está relacionada con el eje hipotálamo-pituitario-tiroideo, así que las personas con hipotiroidismo son más propensas a padecer depresión, o al revés.
imagen depresion

¿Tristeza o depresión?

Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos sentido tristes o abatidos por distintos motivos. No deja de ser una respuesta natural del ser humano ante una situación negativa o de dolor. 
Es importante diferenciar lo que es la tristeza de la depresión porque, aunque tengan similitudes entre ellas, hay diferencias significativas:

Características de la Tristeza

  • Es una emoción.
  • No es frecuente que venga acompañada de otros síntomas.
  • Tiene una duración determinada y es ocasional.
  • Su origen suele ser fácil de localizar, aunque otras veces no se identifica el por qué.
  • Puede llevarse una vida cotidiana ya que no le afecta en su rendimiento ni en sus distintas áreas de su vida.

Características de la Depresión

  • Es un trastorno del estado del ánimo.
  • Se presenta con sintomatologías como la apatía y angustia.
  • Duración de dos o más semanas con todos los síntomas presentes durante casi todo el día.
  • La persona no sabe por qué se encuentra de ese modo.
  • Incapacidad de llevar una vida con normalidad, puesto que todos sus ámbitos se ven afectados durante casi todo el día.

¿Cómo saber si tengo depresión?

La persona que presenta depresión no es porque esté pasando por un mal momento en su vida o que se encuentre triste. 
Se ven afectadas todas sus áreas, impidiendo el correcto funcionamiento de las mismas.
La persona llega a sentir una fuerte desesperanza por vivir queriendo incluso no querer seguir viviendo. No encuentra sentido a nada más que un profundo vacío interior.

Los síntomas más habituales son los siguientes:

Físicos o fisiológicos

  • Cansancio
  • Dolor de cabeza y/o de estomago
  • Falta de energía
  • Alteración el sueño
  • Cambios alimentarios (perdida o aumento de apetito)
  • Dolores musculares
  • Malestar físico en general
  • Apatía sexual

Cognitivos

  • Rigidez mental
  • Pensamiento negativo y rumiativo
  • Visión catastrófica ante cualquier cosa
  • Ideación suicida
  • Dificultades en funciones ejecutivas: concentración, memoria, atención, entre otras
  • Problemas para decidir por sí mismo
  • Auto-boicotearse con criticas reiteradas y exacerbadas

Conductuales

  • Llanto muy presente y sin control del mismo
  • Evitación
  • Irritabilidad e inquietud
  • Reducción de hacer actividades agradables
  • Cambios en los movimientos, o bien más rápidos o más lentos
  • Aislamiento
  • Déficit en habilidades sociales
  • Modificación en hábitos
  • Desajuste de horarios

Emocionales

  • Falta de motivación
  • Apatía
  • Ansiedad
  • Ira
  • Tristeza
  • Culpabilidad
  • Desesperanza
  • Sentimiento de vacío
  • Inestabilidad emocional
  • Sentirse inútil o fracasado

Tipos de depresión y trastornos del estado de ánimo

  • Distimia: Curso de los mismos síntomas que la depresión, pero son más leves.
  • Trastorno ansioso-depresivo: Se conoce también como trastorno mixto, ya que se presenta a la vez la sintomatología asociada a la ansiedad como a la sintomatología asociada a la depresión. Ambas están presentes por igual, una no es predominante de la otra.
  • Depresión mayor: Se mantiene en el tiempo mediante diversos síntomas que afectan al desempeño de la persona que lo presenta, a nivel cognitivo, conductual, emocional y somático.
  • Depresión atípica: Similar a la depresión mayor, salvo porque en la depresión atípica se presenta una mejoría frente a los acontecimientos externos positivos.
  • Trastorno bipolar: Quien lo padece, se ve afectado su estado de ánimo, su comportamiento, la forma de pensar entre la manía, la hipomanía y la depresión.
  • Ciclotimia: Similar al trastorno bipolar, pero más leve. También se le conoce como trastorno ciclotímico.

¿Cuáles son las consecuencias de padecer depresión?

  • Riesgo de suicidio: La más preocupante es la ideación suicida, puesto que son muchas las personas que sufren depresión las que acometen uno o varios intentos de suicidio.
  • Dificultades familiares y sociales: Falta de habilidades sociales que les hacen alejarse de los demás llegando a aislarse por completo.
  • Anhedonia: Incapacidad de sentir placer, disminución o perdida de interés y satisfacción en las actividades que antes se sentía placer. Es una variable mantenedora de la depresión.
  • Dificultades emocionales: La persona tiene más presente las emociones limitantes que las potenciadoras. Esto les conecta con mayor facilidad con la desmotivación, falta de interés provocando un déficit en su propia autoestima.
  • Problemas académicos y/o laborales: Al tener mermadas sus funciones ejecutivas, su rendimiento se ve afectado, pudiendo causar abandono escolar o perdida de su trabajo.
  • Repercusión en la salud: Se presentan escasos hábitos de autocuidado saludable, debido a la apatía que se presenta. Esto puede acabar derivando en distintos problemas de salud: cardiovasculares, merma en el sistema inmunológico, etc.
imagen depresion

¿Cómo superar la depresión?

Es fundamental tener un buen diagnostico diferencial en el que nos apoyemos para poder distinguir si el paciente presenta depresión o un periodo de tristeza. 
En la primera fase del tratamiento se hará la recogida de datos mediante la evaluación exhaustiva del paciente y sus síntomas. Se tendrán en cuenta cómo le están afectando en las diversas áreas de su vida y con ello, cómo se va mermando la calidad de la misma. 
La evaluación es una parte muy importante, puesto que se hará un tratamiento a medida de las necesidades de cada persona para que pueda superar la depresión.

Activarse:

  • Recuperar las actividades que se hacían antes de que la anhedonia (falta de sentir placer por hacer las cosas). Se asentará como nueva compañía de viaje.
  • Ir haciendo cosas que nos hagan sentir bien, como retomar el contacto con los amigos, leer, escribir, hacer deporte, etc. Nos ayudará a recuperar las ganar por hacer y sentir frente a la vida.

Trabajar los pensamientos negativos:

  • Una vez identificados, controlar la frecuencia e intensidad con la que surgen.
  • Prestaremos atención a como nos hacen sentir estos pensamientos negativos, y como nos condicionan.

Mejorar nuestra autoestima:

Ser tan autocritico y exigente con uno mismo deteriora la autoestima, por lo que se debe de prestar atención.

Aprender a gestionar las emociones:

Aprender a identificar las emociones y validarlas en el momento que surjan. Ayudará a saber manejar los distintos estados emocionales.

Afrontar las situaciones:

Al presentar depresión, se tiende a evadir situaciones que a corto plazo disminuyen el miedo y la ansiedad. 
A largo plazo, hacen que el problema siga presente manteniéndose a lo largo del tiempo por no saber cómo afrontar las situaciones que nos afligen malestar.

Establecer objetivos:

Éstos han de ser concretos, estar bien definidos y ser realistas. Mejor establecer uno o dos objetivos que tener muchos ya que, si nos planteamos un gran número de objetivos, será más difícil conseguir nuestras metas. Por lo que puede surgir el pensamiento de abandono.
Si, por el contrario, marcamos uno o dos y estos se consiguen, obtendremos la motivación necesaria para marcar objetivos nuevos.

Tratamientos para superar la depresión

Existen distintos tratamientos que han demostrado se eficaces para la depresión.

  • Fármacos: Se emplean diversos psicofármacos. Los más habituales son los inhibidores selectivos de la receptación de la serotonina, ayudando a mejorar en los síntomas que presenta el paciente y reduciendo los efectos secundarios frente a otros fármacos. Los siguientes más usados son los tricíclicos, inhibidores duales de la recaptación de la serotonina y noradrenalina, además de los inhibidores reversibles de la monoaminooxidasa.
  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): El tratamiento tiene su inicio en la parte conductual para adquirir el nivel de funcionamiento que la persona tenia antes de presentar depresión. A medida que se van logrando resultados positivos en los síntomas más visibles y en los objetivos, nos será más sencillo comenzar a trabajar los aspectos cognitivos. Haremos hincapié en los pensamientos automáticos negativos, distorsiones y sesgos cognitivos.
  • Terapia interpersonal: Los problemas y dificultades que presenta la persona que padece depresión están relacionados con las relaciones interpersonales. Cuando los problemas son más gruesos y no se dispone de herramientas para saber como afrontarlos, se dificulta más entrando en un circulo vicioso. Se dotará al paciente de las estrategias que necesite para poder afrontar sus dificultades.
  • Terapia de activación conductual: Interviene en aspectos como la falta de actividad junto con la falta de iniciativa y escasa motivación. Se emplean procedimientos de aprendizaje y refuerzo, para que la persona que padece depresión, pueda ir recuperando su nivel de actividad.
  • Terapia de resolución de problemas: Se trata de instruir a la persona que presenta depresión en estrategias de afrontamiento para lograr que sean autónomas en los mismos. Tiene otra característica y es que, esta terapia, pretende cambiar la forma en que perciben los problemas, los retos, y situaciones estresantes las personas con depresión. Lo que les ayuda a mejorar su percepción de sí mismos sobre su propia autoeficacia y mejora en su autoestima.
  • Mindfulness: La terapia cognitivo conductual basada en mindfulness ha demostrado su eficacia en prevención en recaídas.

¿Crees que sufres Depresión?

Si sientes que puedes estar sufriendo alguno de estos síntomas relacionados con la depresión, antes de que se convierta en un problema serio, reserva cuanto antes una cita conmigo.