relación tóxica

Es frecuente que las personas que están inmersas en este tipo de vivencias no se den cuenta de que las están viviendo y que asuman como “normales” estas relaciones dañinas.
En todas las relaciones surgen conflictos y dificultades, pero las relaciones tóxicas tienen características que las distinguen claramente de las relaciones saludables.

Para saber si estas sumergido en una relación tóxica verifica si:

  • Sientes que la otra persona quita mérito a tus logros y capacidades.
  • Te sientes obligado a ceder en las discusiones.
  • Te reprocha los errores que cometiste en el pasado y te recuerda los presentes.
  • No escucha con atención las cosas que te preocupan y minimiza tus problemas.
  • La otra persona te culpabiliza por los problemas que ella tenga en situaciones ajenas a la relación.
  • Evitas hablar sobre ciertos temas que sabes le pueden molestar.
  • Se dirige hacia ti con exigencias y con actitudes no apreciativas.
  • Si para evitar discusiones haces lo que la otra persona desea que hagas.
  • Si te trata con exceso de paternalismo.
  • Necesitas tanto la aceptación de la otra persona que a menudo te comportas de manera diferente a como a ti te gustaría.
  • No te sientes con la libertad de decir lo que sientes o piensas por temor a su reprobación.
  • Sientes que no haces nada bien ya que la otra persona enjuicia de manera negativa prácticamente todo lo que haces.

Posiblemente estés viviendo una relación tóxica.